domingo, 10 de abril de 2016

Celebrando la vida...







Y cuando todo parece negro "el día menos pensado sale el sol", comienzan a pasar cosas buenas, aunque aún sigan las nubes oscureciendo en parte el día y seguimos pasando los días internados y corriendo para acá y para allá como locos, porque aunque le dieron el alta tuvimos que volver a internarlo y la muerte sigue acechando pero falta poco para que los regresos se hagan realidad y haya días llenos de alegrías, buenos momentos y cosas compartidas, pero habrá que ser fuerte y afrontar este nuevo golpe que la vida nos da.

A veces me pregunto de dónde saco fuerzas, es todo tan duro, tan oscuro, pero sigo pensando aquello de respirar hondo y seguir. Al final de cuentas no soy tan débil como toda mi vida creí. Este último mes he superado dolores que no imaginaba que podía llegar a sentir, una y otra vez, y acá estoy de pié, sintiéndome cada día más fuerte, aprendiendo y descubriendo cosas de mí que ni siquiera sabía que existían.

Este sábado a la noche, nos juntamos todos para celebrar el hecho de saber que pase lo que pase seguiremos unidos, no importa que no les guste ir al cine conmigo, ya he aprendido a hacerlo sola, algo que me parece patético, pero si me gusta me pongo la armadura y salgo, por suerte ni siquiera hay alguien cuando comprás la entrada para que te mire con cara de "¿una sola?" y yo toda enojada decirle "Si, una sola"




Hoy el menú será empanadas y empanadas como en otros tiempos cuando cocinaba para los que amaba, esta noche también lo hago, con otra música, no suena Arjona sino X Japan y un popurrí variado de músicas de diferentes orígenes y gustos. Hace tiempo que Arjona está prohibido en esta casa y aunque durante un tiempo le dimos una pequeña amnistía, ha vuelto la censura. Pero también recuerdo que me empezó a gusta mucho antes que ese ser que ha muerto y del cual ya no quiero recordar, me lo hizo escuchar x primera vez Caro y como es tiempo de nuevos recuerdos, me quedaré con ese a cambio de los otros.

Y si, murió, así como murieron tantos angelitos durante este tiempo, aquella tarde que necesitaba al menos una palabra de aliento me di cuenta que también, él había muerto. Ya  no lo podré ver, ni hablar, ni cosa por el estilo, sólo recordar en las oraciones y eso es lo que hago, aunque a veces su fantasma vuelva a visitarme en sueños, tal vez será su espíritu el que me trae tan hermosos momentos para que no lo odie de este modo. Después de todo es mejor dejarlo así, mi imán para atraer gente enferma y trastornada debe comenzar a dejar de funcionar, ya me cansé de andar comprando culpa que no son mías, cuando en realidad su entorno fue el que me destruyó la vida y alteró mi tranquila cotidianidad. Si todos las formas que tenía de comunicarse conmigo su locura no se lo permite entonces que desde el infierno me envíe una paloma mensajera.

Acá estamos todos celebrando el amor que nos tenemos, esta amistad indisoluble que nada ni nadie podrá destruir. Como si fuéramos parte de un mismo cuerpo, con independencia de las otras partes, tratando de salir adelante a pesar de lo doloroso que ha sido todo durante este largo y oscuro tiempo. Por eso nos reunimos para saber que pase lo que pase estaremos así juntos.




Eso es lo que me hace amarlos más allá de los errores que se cometen por amor.

Los quiero pase lo que pase seguiré a su lado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario